El lugar que ocupan las personas determina su percepción. Y es que el campo de visión está condicionado por la fracción de realidad captada por el ojo cuando hace foco en un punto fijo. Sin embargo, la realidad no acaba en el límite de nuestra percepción. Basta girar el rostro para captar otra fracción de realidad, capaz de transformar la percepción hacia aquello que se observa o se imagina. 

 

La manera como uno observa y se acerca a otras realidades también está regida por diversos factores heredados, adquiridos o impuestos. La mirada es aprendida y, muchas veces, se reduce al entorno próximo, sea real o virtual. Así, se torna exclusiva en la medida en que deja de lado aquello que no ingresa en su marco de visión. Un marco que —siguiendo lo postulado por Judith Butler — estructura formas de reconocimiento bajo determinadas normas, generalmente establecidas por quienes ejercen el poder o gozan de privilegios. 

 

Desde la tangente reúne el registro visual de un grupo de artistas peruanos, las fotógrafas Claudia Córdova Zignago, Florence Goupil, Leslie Moreno Custodio y el fotógrafo Marco Garro, cuyas imágenes acercan un panorama descentrado y diverso del Perú. Las más de ochenta fotografías documentales que integran esta propuesta expositiva ofrecen un mapeo de nueve regiones del país: Áncash, Ayacucho, Cusco, Lima, Loreto, Madre de Dios, Pasco, Puno y Ucayali, a través de una mirada sensible que se aproxima de manera abierta, desprejuiciada y comprometida con las problemáticas sociales, políticas, económicas e ideológicas que deben afrontar ciudadanos que se hallan fuera de la capital o en los márgenes de esta. De hecho, muchos de los proyectos documentales son el resultado de años de trabajo fotográfico que se traducen en investigación, viajes y seguimiento a las comunidades retratadas.

 

La particularidad de esta muestra radica en que las once series que la conforman se agrupan bajo cuatro temáticas presentadas a manera de pestañas y hashtags, lo que abre la posibilidad de variados recorridos y lecturas a través de sus vínculos: #vidadiaria, #identidad, #problemáticassociales y #visionesdelmundo.

 

Lo cotidiano se manifiesta en #vidadiaria, que reúne siete propuestas: Ayacucho (2016) y Belén (2007-2017) de Claudia Córdova Zignago; En las fronteras del hambre (2020) y Más allá de las montañas (2019-en proceso) de Leslie Moreno Custodio; Al lado del camino (2013), Bajo la sombra (2009) y Niños de la mina (2010-en proceso) de Marco Garro. Por su parte, #identidad abarca propuestas en las que destacan tradiciones, costumbres y formas de vida, como Ayacucho (2016) y Paucartambo (2015-2017) de Claudia Córdova Zignago, Bajo la sombra (2009) de Marco Garro, Cuidantsiqmi (2021) y Diálogo con las plantas (2020) de Florence Goupil.

 

Al igual que #vidadiaria, las #problemáticassociales ocupan gran parte de esta exhibición. Así, siete series retratan las maneras en que diversas comunidades afrontan las trabas y conflictos existentes en sus localidades: Belén (2007-2017) de Claudia Córdova Zignago; En las fronteras del hambre (2020) y Más allá de las montañas (2019-en proceso) de Leslie Moreno Custodio; y Al lado del camino (2013) y Niños de la mina (2010-en proceso) de Marco Garro; así como Cuidantsiqmi (2021) y Kakataibo, voces del bosque (2021) de Florence Goupil. Finalmente, #visionesdelmundo reúne series en las que la herencia ancestral y cultural se pone de manifiesto, como en Paucartambo (2015-2017) de Claudia Córdova Zignago; Diálogo con las plantas (2020) y Kakataibo, voces del bosque (2021) de Florence Goupil.

 

Las imágenes que conforman esta muestra no exponen los conflictos de manera directa, sino que documentan formas de vida y subsistencia de quienes desde la tangente nos brindan una lección de amor, resiliencia, fortaleza, lealtad y compromiso hacia la naturaleza, la comunidad y los saberes ancestrales más allá del abandono por parte del Estado, la explotación de la industria extractivista, las amenazas de traficantes ilegales y el silencio de los medios de comunicación. Por ello, resulta interesante cómo —a pesar de ser registros documentales de contextos distantes como ajenos— se establecen diálogos, conexiones y entrecruzamientos entre las diferentes series. 

 

Así, en el marco del Bicentenario del Perú (con una pandemia que transparentó las desigualdades y destapó la ruindad de quienes ejercen el poder en el país, un desgobierno que reproduce las lecciones reprobadas del pasado, empresas extractivistas que adeudan millones de soles y vidas, una educación amenazada por intereses económicos, más de setenta líderes indígenas asesinados por defender sus tierras y más de 2.3 millones de hectáreas de bosques deforestados en los últimos veinte años), Desde la tangente se despliega como una posibilidad para repensar los modos de observar, comprender y acercarse desde la empatía a múltiples realidades presentes en un país complejo y diverso como es el Perú.

 

Luisa Fernanda Lindo

Febrero, 2022