Miguel
Aguirre

Pág. 147 y pág. 211

De la serie Aquí no pasa nada

Impresión por inyección de tinta sobre papel

25.6 x 18.7 cm.

Tomado de: Historia de la corrupción en el Perú, de Alfonso W. Quiroz (tercera edición. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 2019)

2019

Cáncer, metáfora orgánica, pero también mecanismo, metáfora mecánica. Quizás, en ambos casos, una fórmula que se replica a sí misma, que puede subsistir, que puede replicarse, repetirse. Algo de ello es lo que aparece en las obras de Miguel Aguirre “Página 147” y “Página 211” (2019). En estas últimas, intervenciones a páginas de la monumental “Historia de la corrupción en el Perú”, los nombres de los corruptos y de las empresas o proyectos vinculados a actos de corrupción han sido tachados. Antes de funcionar como un dispositivo que oculta a los corruptores, las piezas revelan la condición sistémica e histórica, formulaica de la corrupción.

Ríos de tinta.

Tinta sobre papel

42 x 59.4 cm.

2019

Parecieran decir: en cualquier momento, en cualquier lugar, podemos reemplazar estos espacios vacíos con nuevos nombres y todo seguiría siendo igual. La corrupción como un código con espacios para ser llenados, una fórmula que se perpetúa a sí misma.

En otros casos, la corrupción aparece mínimamente como una pulsión, como un trazo que se repite. Véase, por ejemplo, “Ríos de Tinta” (2019) y “Tarea pendiente” (2019).

Tarea pendiente.

Tinta sobre papel

29.7 x 42 cm, 21 x 29.7 cm y 14.8 x 21 cm

2019