ROGER
ATASI

Hola y chau

video monocanal.

2001

En el caso de la pieza “Hola y Chao” (2001), de Roger Atasi, producida en los meses posteriores a la caída del régimen de Alberto Fujimori, las estrategias para representar la corrupción pasan por el humor, que al mismo tiempo interpela al espectador. El video de Atasi presenta uno de los momentos fundacionales de la transición democrática peruana: la exposición de los llamados vladivideos y la espectacularización de la corrupción.

Retirando toda sensación de gravedad respecto del asunto, la pieza de videoarte presenta un televisor a modo de caricatura que replica la lógica del zapping (presenta transmisiones de canales de televisión al azar) hasta que finalmente reposa en la emisión de la icónica escena en donde Vladimiro Montesinos Torres le entrega rumas de billetes al broadcaster José Francisco Crousillat, dueño de América Televisión, a cambio de su línea editorial. 

Mientras que una pista de audio revela la reacción de quienes atestiguan el vladivideo, Atasi hace su entrada apareciendo al interior del video. Atasi resbala y ríe, quizás por efecto de lo grasiento de la situación (más recientemente, el artista ha escrito que la clase política estaba engrasada), sonriendo a la cámara y generando los comentarios de los espectadores.  No se trata solamente de representar la corrupción, parodiando el vladivideo, sino de cuestionar nuestra propia relación con esas imágenes. 20 años después de “Hola y Chao”, ¿cuánto ha cambiado?